Santa Marta: la comunidad que le vota siempre al FMLN

Vilma Laínez | 14/02/2024

Home ActualidadSanta Marta: la comunidad que le vota siempre al FMLN

A pesar del revés a nivel nacional para el partido de izquierda, en la comunidad de Santa Marta, situada en Victoria, ahora distrito de Cabañas Este, sus residentes celebraron el 4 de febrero haber vencido a Nuevas Ideas, el partido del presidente reelecto inconstitucionalmente, Nayib Bukele, en lo comunitario. El FMLN logró ganar tanto en las elecciones presidenciales como en las legislativas en este territorio.

Foto: Vilma Laínez

“Nosotros defendemos nuestra dignidad por honor a la historia, a los sueños, a los muertos que dejamos en todo lo largo de la lucha”, expresó Alfredo Leiva, de 56 años, líder de Santa Marta y excombatiente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) , minutos antes de la apertura de las urnas. Vestido con un chaleco rojo, pantalón camuflado al estilo guerrillero y cargando una mochila verde, Alfredo formaba parte del equipo de este partido de izquierda encargado de garantizar la defensa del voto. «El escenario es terrible», comenta al referirse a la reelección presidencial inconstitucional. «Pensamos que, con este presidente ya reelecto, la persecución a aquellos que pensamos de manera diferente va a ser dura». 

En las afueras del Complejo Educativo 10 de octubre 1987, en la comunidad de Santa Marta, personas adultas aguardaban ansiosas desde antes de la apertura de las urnas para ejercer su derecho al voto. 

Rosendo Laínez, un hombre de 77 años, expresó con determinación: «Vengo a votar por el Frente». A las 7:00 a.m., al abrirse las urnas, se convirtió en el primer votante de la Junta Receptora de Votos (JRV) 8415. Al salir del centro de votación, manifestó: «Es un derecho que uno tiene, venir a votar». Más personas adultas continuaron llegando.

 



En este centro de votación, el proceso electoral transcurrió sin contratiempos. El personal encargado de las tres JRV llegó antes de las 4:30 a.m., y se conformaron según lo estipulado: tres propietarios y dos suplentes. A pesar de la presencia de seis partidos en contienda, solo FMLN, Gana y Nuevas Ideas estuvieron representados. Nadie pudo explicar la ausencia de representantes de los otros partidos (Arena, PCN, CD). 

El representante departamental del FMLN, Juan Ayala, afirmó que, a pesar de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no envió las credenciales a las personas encargadas de las JRV, esto no impidió que se completaran en este centro de votación. Las personas llegaron a la hora establecida y asumieron su compromiso. Ayala destacó los esfuerzos del FMLN para cubrir los espacios asignados en los centros de votación, incluyendo las JRV y la vigilancia. 

En contraste con otros lugares, los distintivos del FMLN eran más visibles en este sitio. En el caso de Gran Alianza por la Unidad (Gana), solo su representante llevaba un chaleco con los colores del partido. Los representantes de Nuevas Ideas mantuvieron un perfil bajo. Se registraron pequeñas advertencias por parte de la representante de la Fiscalía General de la República hacia las periodistas que cubríamos las elecciones en este centro, solicitando entrevistas afuera para evitar la interpretación de que se estaba incitando al voto. No obstante, la representante no accedió a atendernos. 


Un bastión del FMLN


Alfredo Leiva sostiene que comunidades como Santa Marta se verían perjudicadas en el actual escenario político. Esta comunidad es una de las pocas organizadas en el país y es considerada un bastión del FMLN. En el pasado, lideraron marchas en contra de la explotación de la minería metálica en el departamento de Cabañas y cuestionaron el régimen de excepción. 

En 2023, la comunidad ganó atención nacional e internacional por la captura de cinco líderes comunitarios acusados de un crimen de guerra. Para los habitantes de Santa Marta, como Leiva, estas detenciones podrían interpretarse como represalias contra la comunidad. «Ahora el mundo sabe que Santa Marta existe, y en aquel momento (en la guerra), realmente éramos desconocidos. Éramos campesinos abandonados por la historia y por los gobiernos». 

En Santa Marta, la población asciende a aproximadamente 2,291 habitantes. De este total, 1,070, son personas adultas y 717 son jóvenes de entre 15 y 34 años. El resto de la población está conformada por niñez y adolescencias, según los datos proporcionados por la unidad de salud de la comunidad.  

En las elecciones presidenciales y legislativas del 4 de febrero, las personas adultas fueron las primeras en ejercer su voto, mientras que las juventudes esperaron hasta la tarde para emitir su sufragio. Entre las personas adultas, prevaleció un compromiso profundo con la memoria histórica de la comunidad. Durante la guerra, la población de Santa Marta y de otros cantones de Victoria se vio obligada a huir a tierras hondureñas por órdenes del Ejército salvadoreño, que ejecutó en esta zona el plan militar conocido como «tierra arrasada». Este éxodo resultó en más de 200 víctimas, entre personas muertas y desaparecidas, durante la guinda del 18 de marzo de 1981. 

En Santa Marta, el rechazo a la militarización en las calles y la detención de jóvenes bajo el actual régimen de excepción, prorrogado por vigésima tercera vez, fueron motivos adicionales por los cuales las personas votaron a favor del FMLN. 


Julia Ayala, de 75 años, fue de las primeras personas que acudió a votar el 4 de febrero, en Santa Marta. Foto: Marixela Ramos.

Julia Ayala, de 75 años, llegó caminando desde su casa para votar antes de las 9:00 a.m. Aunque no recuerda la fecha exacta de su primera elección, aseguró que ejerce este derecho desde que se le permitió votar a la mujer en El Salvador en 1950.  

Para Julia, los motivos que la llevaron a votar esta vez son similares a los del pasado, incluso a los tiempos en que tuvo que huir a campamentos hondureños como exrefugiada. «Esto de tantos militares no es justo para nosotros. Estamos con preocupaciones de que vuelvan a suceder las cosas que sucedieron en la guerra. Queremos paz y tranquilidad. El mundo ya no quiere guerras». 

Julia perdió a su primer hijo en la masacre de Santa Cruz, mientras huía de los bombardeos militares en 1981. Su niño de dos años fue alcanzado por una bala y murió en sus brazos. Votar en cada elección se ha convertido para ella en un acto de resistencia. «Me gusta venir a votar porque es un derecho que tenemos como ciudadanos. He votado desde que se permitió hacerlo», agregó. 

Para Isidora Leiva la participación en las elecciones es un compromiso histórico. «A nivel del país sería una pena y un fracaso que en Santa Marta perdamos, que nos confundamos. Creo no habría valido la pena tanto sufrimiento, tanto recuerdo. Hay testimonios vivos en cada uno». Ella es representante de la Asociación de Lisiados de Guerra de El Salvador (Alges) en Cabañas, donde lucha por los derechos de excombatientes del FMLN y por el desarrollo comunitario. 

«Hablando como Santa Marta, como mujer, creo que las esperanzas se pierden hasta que uno se muere», responde al cuestionarle si estas elecciones se pueden considerar como el último soplo de vida para el FMLN. 

Bartolomé Otero, de 77 años, y conocido como don Bartolo en Santa Marta, es otra de las personas adultas mayores que acudió a votar. «Este día es crucial para ejercer el voto, porque quedarse en casa no tiene ningún fruto. Es nuestra obligación elegir a las autoridades de El Salvador. Lo que pedimos es que los ganadores sean hombres sinceros y conscientes, que ayuden al pueblo». 

Don Bartolo, líder en Santa Marta, se dedica a la agricultura y participa en actividades colectivas. Asegura que ejerce el derecho al sufragio desde 1977.  

En Santa Marta, a pesar de que Nuevas Ideas obtuvo una cantidad mínima de votos (154 frente a los 699 del FMLN en las elecciones presidenciales y 111 frente a los 740 de la izquierda en las legislativas), su impacto se hizo notar especialmente entre la población más joven que reside en Estados Unidos. A través de las redes sociales, mostraron su apoyo al candidato inconstitucional Nayib Bukele y a los candidatos a diputados por el departamento de Cabañas. Algunos incluso cuestionaron a quienes aún votan por el FMLN, y hubo residentes de la comunidad que decidieron no participar en las votaciones, rompiendo con la tradición de años anteriores. 



A pesar de que el partido oficial ganó las elecciones presidenciales, Juan Ayala, representante departamental del FMLN, consideró que Santa Marta sigue siendo un bastión del FMLN, precisamente por su historia. «Santa Marta es una comunidad de izquierda y hay que decirlo… Santa Marta se mantiene unida y eso no variará. La realidad nos ha dicho que teníamos la razón. Sabíamos que Bukele respondía a intereses particulares, no a intereses de la sociedad salvadoreña y lo hemos visto porque Santa Marta ha vivido la realidad de lo que también ha sido el descuido». 

En Santa Marta, según el padrón electoral, estaban registradas 1,739 personas, incluyendo las del caserío El Rodeo. De esta cifra, 879 personas (50.55 %) participaron en las elecciones presidenciales, mientras que 860 (49.45 %) lo hicieron en las legislativas. 



La defensa del territorio 


Foto: Vilma Laínez

Alfredo Leiva destaca que el proyecto comunitario en Santa Marta va más allá de la defensa de partidos políticos o cargos públicos. La comunidad no ha experimentado mejoras significativas en infraestructura y carreteras bajo los gobiernos de Arena y el FMLN; sin embargo, ha logrado autogestionarse gracias a su organización y lucha comunitaria. 

«Nosotros seguimos firmes. Santa Marta expresó su dignidad por muy maltratada que haya sido por los gobiernos de izquierda, por el mismo partido… Santa Marta está dando muestra de dignidad y valentía porque ahora en estos tiempos oponerse, hablar en contra del Gobierno, es exponerse a ser criminalizado», explica Leiva tras conocer los resultados electorales a nivel departamental y nacional. 

En Santa Marta, Leiva aboga por tomar decisiones colectivas, considerando que es la única forma de garantizar la continuidad del proyecto comunitario. 

Santa Marta también es reconocida por defender el medio ambiente en Cabañas. En 2016 y 2017 su participación fue fundamental para la aprobación de la Ley de Prohibición de la Minería Metálica. 

A pesar de los resultados desfavorables para el FMLN a nivel nacional, Lila Alvarenga, habitante y defensora del voto del FMLN, no lo considera una derrota. Destaca que el voto se mantuvo a nivel comunitario, reafirmando el respaldo al partido de izquierda. Afirma que votar de manera diferente sería traicionar la memoria de sus mártires. 

En las elecciones legislativas y municipales de 2021, el FMLN obtuvo 950 votos de los 1,065 votantes en Santa Marta, siendo un bastión clave para el partido. El voto duro, al igual que hoy en Cabañas, provino de Santa Marta. 

El líder de Santa Marta, Leonel Rivas, representante municipal del FMLN, anunció en redes sociales que el FMLN se impuso de manera contundente en el centro de votación Complejo Educativo 10 de octubre 1987, con tres juntas receptoras de votos (JRV), superando al oficialismo y otras fuerzas políticas en esta comunidad. 

Rivas, en un comunicado, publicado el 6 de febrero, en la cuenta de Facebook de la comunidad de Santa Marta, reflexiona sobre el agradecimiento y reconocimiento al pueblo por mantenerse firme y consecuente con sus principios y el proyecto histórico, a pesar de las dificultades y detractores. 

Más historias

Descompases

Why the Salvadoran Diaspora is Embracing a Dictator

05/03/2024

Actualidad

Bukele se autoproclama presidente entre acusaciones de fraude

Autores múltiples | 05/02/2024

Actualidad

Voto trans: Bianka Rodríguez es la primera mujer trans en votar con su identidad

Angélica Ramírez | 05/02/2024

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá