Las periodistas también marchamos

Graciela Barrera, Vilma Laínez Y Karen Domínguez | 08/03/2021

Home ActualidadLas periodistas también marchamos

El domingo 7 de marzo, en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, las periodistas feministas salvadoreñas, por primera vez, marchamos en bloque para reivindicar nuestros derechos como mujeres, para exigir medios de comunicación libres de violencia de género y el cese de los ataques a la prensa por parte del Gobierno.

Concentración por el Día Internacional de la Mujer en la Plaza Cívica de San Salvador. Foto por Karen Domínguez.

Marchar en bloque fue una decisión acertada. Todos los años solemos cubrir la marcha en conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Hemos entrevistado, hemos escrito las demandas de otras mujeres y, en muchas ocasiones, hemos acuerpado las denuncias de diversas organizaciones feministas, pero este domingo dejamos la cobertura de lado por un momento y nos tomamos las calles junto a decenas de mujeres y población LGTBIQ+ para reivindicar nuestros derechos como mujeres y periodistas.  

“El periodismo será feminista o no será”. “Las mujeres en los medios, resistimos”. “Por más feminismo en la prensa”. “Menos machos en la prensa”. Estas fueron algunas de las consignas que gritamos en medio de la multitud de personas que acompañó la marcha del 8M, que inició desde el Parque Cuscatlán y finalizó en la Plaza Cívica. 


Mujeres en la manifestación por el 8M. Foto por Karen Domínguez.

Los medios de comunicación no están exentos de la violencia de género. Si bien existen riesgos compartidos con hombres que pertenecen al gremio, las mujeres estamos expuestas a peligros específicos por el hecho de ser mujeres. De hecho, más del 90 % de mujeres periodistas entrevistadas para un informe de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) y de la Procuraduría de Derechos Humanos, en 2018, dijo que en los medios de comunicación existen prácticas discriminatorias y el 100 % aseguró haber sido víctima de acoso. La violencia en línea, que incluye amenazas de agresión sexual y asesinato, acoso, abuso, violación de la privacidad y ataques a la seguridad digital, está afectando a las mujeres periodistas y a su labor, dijo en 2020 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Alzar la voz frente a esos abusos fue uno de los objetivos de la marcha del domingo 7 de marzo, previo al Día Internacional de la Mujer, que se conmemora el 8 de marzo. Marchamos como mujeres periodistas para señalar que la violencia de género que vivimos es perpetrada por funcionarios del Gobierno, fuentes de información, colegas hombres periodistas. Las calles, el lugar de trabajo y las instituciones gubernamentales no son espacios seguros para este sector.


Reiny Ponce, periodista de Revista la Brújula, medio digital feminista.  


“Hoy las mujeres periodistas feministas y comunicadoras de los medios decidimos marchar porque creemos importante reivindicar nuestros derechos pero sobre todo para exigir espacios en los medios de comunicación que sean libres de violencia, de acoso, agresores y abusadores”. 

“No nos van a detener” fue otra de las consignas que retumbó ante a los ojos y oídos de agentes de la Policía Nacional Civil y del Ejército que custodiaban el paso de la marcha por el centro de San Salvador. Los policías aprovecharon para tomar fotos a los rostros de quienes participaron; incluso un agente policial dijo que las mujeres, por más que lucharan, jamás iban a ser igual que los hombres. La policía “no nos cuida”, les replicaron las mujeres. 


Video por Vilma Laínez.

Verónica Blanco, periodista de Radio 106.9 FM. 


“Ahora marchamos de una manera muy especial porque las mujeres periodistas últimamente han sido atacadas no solo digitalmente sino hay un acoso tanto instituciones de gobierno como de funcionarios públicos y eso es lo que nos impulsa a marchar para reivindicar nuestros derechos, siempre de la mano con la justicia y con la verdad, principalmente porque somos periodistas y buscamos eso”. 

Callar o autocensurarnos ya no es una opción, dijimos las mujeres periodistas. 


Metzi Martel, periodista de Alharaca.


”Es importante que las mujeres periodistas nos expresemos y alcemos la voz, porque sabemos que ninguna mujer está exenta a experimentar cualquier tipo de violencia. Sabemos que el acoso sexual existe al interior de los medios y también durante las coberturas”.

Denisse Menjívar de Alharaca.


«Siento que me ha dado fuerza denunciar esas cosas (violencia) y seguir resistiendo. Hoy ha sido para recargar energía que en los días anteriores nos habían quitado”.

Periodistas feministas advierten más represión


Krissia Girón de la Colectiva de Mujeres Periodistas expresó que las marchas en las calles por parte de las mujeres periodistas será necesaria a partir de este primer intento, ya que el escenario político que vive el país amenaza la labor de las comunicadoras sociales y la violencia sigue en aumento.

“Yo creo que la educación en temas de derecho debe seguir y arreciar entre las mujeres, adolescentas, niñas, porque solo así vamos hacer que muchas personas abran los ojos y vean lo peligroso que se está configurando el escenario actual y el venidero, con esta Asamblea que casi será unilateral hacia el presidente y con un escenario donde hay instituciones al servicio del partido oficialista», dijo Girón.

Clanci Rosa de Revista La Brújula también afirmó que es importante que las mujeres periodistas feministas nos acuerpemos porque lo que se avecina con el Gobierno y la reciente conformación de la Asamblea Legislativa, que también queda con mayoría a favor del Gobierno en turno, exige que las mujeres estemos organizadas por los ataques reiterados a la prensa. 


“Lo que se nos viene es represión, seguir censurado a la prensa y ataques que también exponen nuestra integridad física como hemos visto el caso de Jessica Orellana, fotoperiodista, a quien la misma seguridad presidencial agredió. Hoy más que nunca necesitamos estar unidas respaldándonos y respaldándonos en un movimiento feminista que lleva años en la lucha”.

Al finalizar la marcha en la Plaza Cívica hubo intentos por parte de los policías de llevarse a una de las mujeres que nos acompañaba en la marcha. Las mujeres se enfrentaron a los agentes y lograron que la patrulla retrocediera. Las calles se sintieron más seguras cuando caminamos juntas, pero la irrupción del Estado cambió la atmósfera de golpe. Los alrededores del Centro Histórico estaban cercados por policías y militares. Las consignas pintadas en los espacios públicos fueron borradas de inmediato por trabajadores del Ministerio de Obras Públicas.  





Fotos:
Karen Domínguez de Imprudencia Colectiva

Textos: Graciela Barrera y Vilma Laínez

Esta fotogalería fue coproducido por Alharaca e IMPrudencia Colectiva.

Más historias

Descompases

Sean vándalas por las que no podemos marchar

Lorena Guzmán | 09/03/2021

Actualidad

Las mujeres mexicanas no dejaron las calles durante un año de pandemia

Lizbeth Hernández | 07/03/2021

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá