30.03 – No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real

Gabriela Rivera | 30/03/2020

Home Especiales30.03 – No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real

Hay tanta gente que, por tantas razones, no tienen acceso a esa información ni manera de gestionarla que no sé qué esperaban. Mi mamá ha estado metiendo el DUI de todo el mundo en la página del gobierno. Cuando quiso meter el mío que dice “artista” bajo oficio, ya se había caído la página.

Ilustración por Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Lunes, 30 de marzo de 2020

Se acabó marzo.

Febrero lo terminé en Guate en el primer festival universal de stand-up comedy que reunió gente de por lo menos cinco países. Como comediante de stand-up es difícil hallarse en un mundo en el que no puede haber shows en vivo por ahora, por hoy. No me awebo, en serio, sé que es de relajarse y de encontrar tu lugar en este mundo tan cambiante, pero, sobre todo, no acomodarse mucho porque, pues, nos encontramos en la circunstancia en la que se termina cuando te acomodás demasiado. Eso o un murciélago le cagó a un pangolín en el mercado de Wuhan.

En El Salvador amanecimos con 30 casos, pero ¿cuántas pruebas se han hecho y a quiénes y a dónde? Ese dato no lo hallo. De cualquier manera, como diría el Dr. Anthony Fauci, el virus va a determinar la línea de tiempo, por ahora no nos queda más que esperar.

En la casa, todxs ayudamos como podemos con las labores del hogar. Las dinámicas han cambiado porque mi papá y mamá no van a trabajar, y no estábamos para nada acostumbradxs a cocinar, limpiar, lavar la ropa, cuidar el jardín. Tenemos suerte de que la joven que cuida a mi abuela decidió vivir en la casa estos 30 días. Estamos en la gloria, se los digo. Las horas se van haciendo oficio. Me gusta limpiar todo. Es una actividad que me hace sentir que puedo exorcizar el virus de mi casa. Esa mierda invisible que nos acecha. Mi padre y madre, por motivos que YO no justificaría, han salido de la casa, y esto hace que me comporte como que todxs estamos infectadxs en mi casa. Súper sano. En los últimos días he adoptado una actitud más laxa. HAHA.

No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real. Mentira. Sí lo creo. Yo soy esa persona por momentos. Pienso en las noticias, las fake news, las click news, las morbo news, las que me gustan, y me digo “están exagerando”.

Me imagino que Nayib se está arrancando el pelo por las aglomeraciones de personas reclamando el subsidio de $300 que se les prometió a las familias más afectadas por esta pandemia. Obviamente no se mantuvo la sana distancia en las filas que se formaron afuera de los bancos y Cenade. Ya leí que los mandó a cerrar. Muchas de las cosas que se están implementando y comunicando en esta pandemia son super digitales. Hay tanta gente que, por tantas razones, no tienen acceso a esa información ni manera de gestionarla que no sé qué esperaban. Mi mamá ha estado metiendo el DUI de todo el mundo en la página del gobierno. Cuando quiso meter el mío que dice “artista” bajo oficio, ya se había caído la página.

Tu correo me alegro el corazón, Jime.

Gabi

Más historias

Actualidad

Una ciudad que despierta después de la pandemia

Graciela Barrera | 28/09/2020

Especiales

13.08 – Se siente como si el virus estuvo en pausa

Lya Cuéllar | 13/08/2020

Especiales

09.08 – Resulta que las “vístimas” son ellos, los extóxicos

Metzi Rosales Martel | 09/08/2020

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá