Lo bueno y lo malo de las elecciones 2021

Graciela Barrera Y Denisse Menjívar | 18/07/2021

Home ActualidadLo bueno y lo malo de las elecciones 2021

¿Cómo se desarrollaron las elecciones 2021 en El Salvador, según la misión de expertos electorales de la Unión Europea? El 28 de febrero significó un cambio total para la división de poderes en el país. El informe de la Unión Europea demuestra qué aspectos fueron positivos, negativos y cuáles son las recomendaciones para que las elecciones se realicen respetando la democracia.

Las elecciones legislativas, municipales y del Parlamento Centroamericano (Parlacen) se celebraron el 28 de febrero. Para garantizar la transparencia en este proceso democrático, el Gobierno invitó a la Unión Europea para que enviara una misión de expertos electorales (MEE UE) y observaran el desarrollo de esta celebración que se realiza cada tres años.  

Tres miembros de la MEE UE arribaron a El Salvador el 22 de enero y permanecieron en el país hasta el 11 de marzo. El informe realizado por los enviados de la Unión Europea, y entregado al Tribunal Supremo Electoral (TSE), plantea que tuvieron más de 80 reuniones con representantes del Gobierno, partidos políticos, autoridades electorales, periodistas y representantes de los medios de comunicación, organismos judiciales, organizaciones de la sociedad civil y académicos.  

La finalidad de la participación de observadores internacionales en las elecciones es examinar de forma integral los procesos electorales, reducir niveles de fraude, mitigar conflictos, fortalecer la confianza del electorado, contribuir a fortalecer las instituciones electorales y al mejoramiento de los procesos a partir de recomendaciones. 

Acá te contamos lo bueno y lo malo de las elecciones legislativas, municipales y del Parlacen que observaron los expertos electorales de la Unión Europea: 


El Tribunal Supremo Electoral (TSE) garantizó que las elecciones se desarrollaran con eficacia, transparencia e imparcialidad 


El informe establece que, pese a la complejidad de “dirigir tres elecciones, junto con un sistema electoral complicado, un órgano colegiado en gran parte nuevo y con puntos de vista a menudo contrapuestos entre sus miembros, que se complicó aún más por la pandemia de COVID-19 y una progresiva hostilidad gubernamental”, el TSE hizo una buena gestión en términos de transparencia. 


Pero no todo fue bueno… 


El TSE no tuvo los recursos y, según el informe, tampoco asumió un compromiso con las funciones que debe cumplir para garantizar una justicia electoral: “Las investigaciones y sanciones por infracciones a la normativa de campaña, por propaganda fuera de los periodos estipulados o por el uso abusivo de los recursos del Estados fueron escasas o inexistentes”. 


No hubo silencio electoral 


A más de un mes del inicio oficial de campaña, Mario Durán, actual alcalde de San Salvador y Ernesto Muyshondt, exalcalde por ARENA, ya habían iniciado la propaganda con vallas publicitarias y pancartas. La campaña anticipada infringe el artículo 81 de la Constitución y el artículo 172 del Código Electoral; pero, por falta de recursos y voluntad política (según el informe de la Unión Europea), el TSE apenas actuó de oficio para sancionarla.   

De acuerdo al artículo 175 del Código Electoral, debe haber un periodo de silencio electoral 72 horas previas a las elecciones, lo que prohíbe a los partidos políticos, coaliciones, medios de comunicación, personas naturales o jurídicas hacer propaganda. 

Sin embargo, el presidente Nayib Bukele emitió una cadena nacional minutos previos a su votación justo el día de las elecciones. Esto a pesar de que el art. 175 del Código Electoral dicta que la propaganda electoral debe suspenderse tres días antes del día de elecciones. 


NI no transparentó sus fondos 


Nuevas Ideas (NI), por ser un partido político nuevo, no tenía derecho a la deuda política. Sin embargo, el costo de su campaña electoral fue de millones. La encuesta de la organización civil Acción Ciudadana demostró que se gastaron más de 14 millones de dólares en campaña electoral entre el 27 de diciembre de 2020 y el 21 de febrero de 2021. El informe cita que NI gastó 8,7 millones de dólares, el 71 % del total. De acuerdo con la organización, el desequilibrio entre el gasto que realizó NI comparado con los otros nueve partidos, que en total sumaron el 29 %, se debió a la decisión del Ministerio de Hacienda de retener la deuda política, a cambios de preferencia de los patrocinadores tradicionales y al uso de recursos del Estado para la campaña. 


Bukele también hizo campaña 


Nayib Bukele junto a funcionarios de su gobierno hicieron una fuerte campaña indirecta hacia Nuevas Ideas. Esto a pesar de que los artículos 218 de la Constitución y 184 del Código Electoral establecen que «los titulares de cargos públicos tienen prohibido utilizar su función para hacer política de partido». 

El informe de la Unión Europea expone que Bukele realizó una campaña indirecta muy intensa a favor de NI en todos los canales de televisión, con un flujo de anuncios televisivos pagados por el Gobierno como eje central de su estrategia. En muchos de estos anuncios, el presidente pedía directamente el voto para su partido, mientras que en otros descalificaba a sus oponentes. En Canal 10, los anuncios gubernamentales diarios durante la campaña fueron una constante. 

“Durante la mayor parte del tiempo, las elecciones parecían más bien presidenciales que legislativas y municipales, ya que toda la campaña de NI se centró en la figura del presidente”afirma el informe. 


Retención del FODES como campaña desleal 


El Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios (FODES), es el 10 % del total de ingresos del Estado. Este fondo es distribuido cada mes equitativamente entre los 262 municipios. En junio de 2020 el Ministerio de Hacienda dijo que por falta de fondos no podía dar esta financiación.  

“La cantidad retenida por el Gobierno ascendió a 360 millones de dólares; durante ocho meses, los ayuntamientos no recibieron dinero para sus obras, a menudo no pudieron pagar los salarios de sus empleados y sus deudas, y en algunos casos tuvieron que cerrar la mayoría de sus servicios. Debido a la falta de fondos, los alcaldes en funciones fueron percibidos frecuentemente como no cumplidores, con un claro impacto en sus posibilidades de reelección en las elecciones municipales”. 

Esto hizo que pareciera que los alcaldes en funciones no estaban cumpliendo con sus obligaciones, poniendo en desventaja a todos los partidos que ya gestionaban en las alcaldías menos a Nuevas Ideas, que todavía no tenían presencia municipal. 

Sin embargo, Alejandro Zelaya, ministro de Hacienda dijo que las cantidades adeudadas se pagarían después de las elecciones. Esto, según el informe, “proporcionará a los alcaldes recién elegidos fondos de sobra”. 

El 5 de mayo con 78 votos la Asamblea Legislativa, a casi dos meses después de las elecciones, aprobó la Ley de Régimen Excepcional y transitorio que permite al Ministerio de Hacienda transferir el 50 % del Fodes. 


Arena y FMLN 


El informe plantea que Arena y FMLN por su deficiente coyuntura económica, de seguridad y los casos de corrupción por la malversación de cientos de millones de dólares, generaron descontento de la población hacia los partidos tradicionales. La desconfianza de lxs salvadoreñxs hacia estos partidos provocó que decidieran votar por una nueva propuesta, Nuevas Ideas. 

 “La persona que llenó este vacío político fue Nayib Bukele (…) que ganó las elecciones presidenciales de 2019 haciendo una campaña ‘anti sistema’ desde una candidatura de GANA”sostiene el informe. 

Más historias

Actualidad

¿Cómo votaron las mujeres activistas en estas elecciones?

Autores múltiples | 22/03/2021

Actualidad

El Salvador le concede a Bukele el poder total en la Asamblea Legislativa

Fátima Escobar Y Suchit Chávez | 01/03/2021

Actualidad

Tatiana Marroquín: “Este gobierno aceleró el problema fiscal y económico”

28/02/2021

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá