Marcha 25N: Feministas se toman las calles de San Salvador contra la violencia de género

Vilma Laínez | 27/11/2023

Home ActualidadMarcha 25N: Feministas se toman las calles de San Salvador contra la violencia de género

El sábado 25 de noviembre cientos de mujeres, tanto de El Salvador como de países de Latinoamérica y el Caribe, marcharon en las calles de San Salvador para exigir justicia, democracia y espacios libre de todo tipo de violencia hacia las mujeres. La marcha fue la última actividad del XV Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe (EFLAC) donde mujeres feministas de la región discutieron problemáticas que afectan a las mujeres de América Latina.


Texto por Vilma Laínez / Fotos por Kellys Portillo


Bajo un sol ardiente y al ritmo de consignas de reivindicación, centenares de mujeres marcharon el sábado 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La actividad coincidió con el cierre del XV Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe (EFLAC), que este año tuvo como sede a El Salvador. Unas 1700 mujeres de 29 países participaron en el encuentro. 

Durante la marcha, que inició a las 2:30 p.m. desde el parque Cuscatlán y recorrió la Alameda Roosevelt, hasta llegar hasta la plaza del Divino Salvador del Mundo, diferentes colectivos de mujeres denunciaron las violencias que se viven desde los espacios públicos como privados. Marcharon madres que tienen hijos detenidos bajo el régimen de excepción, colectivos de mujeres rurales, de la diversidad como también mujeres que defienden el medio ambiente en sus territorios. 



Morena Herrera de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto detalló que la conmemoración de esta fecha, a diferencia de otros años, es simbólica dado que El Salvador como otros países de la región se encamina a vivir escenarios de gobiernos autoritarios. Ella considera que tanto en las calles como en otras esferas de decisión será fundamental la participación de las mujeres. 

«Los movimientos feministas estamos más fuertes y esa sí es una esperanza», afirma Herrera. «Somos más fuertes, más creativas, tenemos presencia en diferentes campos y yo creo que ahora hay más feministas jóvenes y ese es un motivo de fuerza, de alegría. Es un mensaje para la sociedad de que somos el movimiento social más importante en el continente y los estados deben escuchar la voz de las mujeres, la voz de las feministas y deben continuar asumiendo sus responsabilidades». 

Morena participó en el primer EFLAC que se desarrolló en El Salvador en 1993. Un año antes, el país había firmado los Acuerdos de Paz entre la ex guerrilla del FMLN y el Gobierno, poniendo fin a 12 años de guerra. Antes y durante la guerra, marchar y exigir la defensa de los derechos humanos significaba arriesgarse a persecución, posibles torturas, prisión política, desaparición o incluso la muerte. 

«Hay algunas causas que persisten, otras que han evolucionado. Lo que sí yo percibo es una mayor fuerza en el movimiento feminista… Hemos discutido sobre protección integral feminista como una respuesta frente a las agresiones a quienes defienden derechos humanos que se están dando en toda la región», puntualizó Morena Herrera. 

Andrea Padilla, ecofeminista de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES), es una de las mujeres que participó en la marcha del 25 de noviembre, reivindicando la lucha medioambiental. «No es que las mujeres tengamos una relación innata con la naturaleza, sino que todo esto responde a todos esos roles que se nos ha impuesto, a esas cargas que las mujeres están sobrellevando en los territorios y que aun así están en primera línea de defensa. Por eso estamos diciendo un alto a la minería, un alto a la privatización del agua», expresó.  

Este Gobierno ha sido denunciado por aprobar proyectos que ponen el peligro el medio ambiente. En junio de 2022, por ejemplo, el medio digital Mala Yerba publicó cómo la administración de Nayib Bukele ha permitido el inicio de cuatro proyectos sin permisos ambientales. En sus publicaciones también ha destacado la destrucción de Valle El Ángel, que atenta contra una de las principales zonas de recarga hídrica de San Salvador.


Las demandas de otros países 


En la marcha del sábado participaron colectivos de mujeres de distintos países de Latinoamérica que estuvieron en el EFLAC, de Argentina, Venezuela, Guatemala, México, Nicaragua, entre otros. 

La periodista feminista Luciana Peker, de Argentina, advirtió de los retrocesos para los derechos de las mujeres que su país puede vivir con la llegada del recién presidente electo, Javier Milei. 

«Porque Javier Milei se pronunció que quiere plebiscitar el aborto, que es un derecho, que es ley en Argentina; que conseguimos después que se aprobara en el Congreso. Quieren amenazarnos con cárcel a las mujeres que avanzamos y a todas las políticas que ayudan a las víctimas de la violencia», indicó Peker. 

En Venezuela también se registran retrocesos en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, señaló Mitzy Flores, profesora de la Universidad de Carabobo en Valencia.  

«En Venezuela tenemos una legislación muy buena, es decir, hay unas leyes favorables a las mujeres, en general para los derechos civiles, pero los derechos específicos como el aborto no, es uno de los países más restrictivos. No hemos podido lograr la despenalización. De hecho, es un crimen el aborto, al menos que la mujer esté corriendo peligro. Estamos peleando eso porque el Estado ha asumido una vinculación con grupos religiosos». 

Flores aseguró que esos retrocesos se han dado durante la administración del actual presidente, Nicolás Maduro, quien ha recortado presupuestos a programas de atención a las mujeres. 

La realidad en Guatemala no se distancia mucho. Angélica Puac de la Asociación Comunitaria de Mujeres para el Desarrollo Integral «María Tecún», indicó que las demandas en este país se enfocan en el acceso a la justicia y en la exigencia de presupuestos exclusivos para las mujeres. Aseguró que, con el actual presidente, Alejandro Giammattei, sus derechos se vieron afectados: «Ellos casi querían desaparecer la Secretaría de la Mujer, la Secretaría de la Defensoría Indígena y así otras instituciones que no se les asigna el presupuesto, con tal de que ya no existan».

Para estos colectivos de mujeres, el Encuentro Feminista de Latinoamericana y del Caribe es un espacio estratégico en la búsqueda de soluciones sobre las diferentes problemáticas que afectan a la región y, por consecuencia, a ellas. 

En 1981, durante el Primer EFLAC, se propuso esta fecha en honor a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, asesinadas en 1960 por la policía secreta de República Dominicana bajo el régimen de Rafael Leónidas Trujillo. El próximo EFLAC se realizará en Haití.


Los motivos de las mujeres jóvenes que marcharon  


Ariana, de 17 años, llegó junto a su mamá a marchar. Lo hace desde que tiene doce años. En su rostro se había pintado la frase «Las niñas no se tocan» como una forma de protesta contra las violencias que enfrentan las niñas en El Salvador. «Necesitamos conocer lo que está pasando para cuidarnos a nosotras y a las niñas más pequeñas que vienen después de nosotras», expresó. 

Aseguró que su esperanza está en las mujeres que, como ella y su mamá, marcharon este 25 de noviembre. En estos espacios, afirma «que tengo un lugar donde puedo hablar, me puedo expresar y me van a cuidar, porque sé que ahorita estoy segura». 

En El Salvador en los primeros tres meses de este año, alrededor de 725 niñas quedaron embarazadas como resultado de violaciones sexuales, denunció Morena Herrera al inicio de la marcha. «El Estado no está asumiendo la protección de las mujeres y de las niñas», expresó Herrera.  

Nataly de 32 años, quien tiene una hija adolescente, fue otra de las participantes de la marcha. Aseguró que es la primera vez que marcha en esta fecha conmemorativa, lo hace porque sueña un país libre de violencia para su hija. «Entonces me pongo a pensar en mi hija y me pongo a la par de estas mamás que han perdido una hija y digo, aquí estoy por ellas». 


Ariana, de 17 años, llegó junto a su mamá a marchar, como lo ha hecho desde que tiene 12 años. Foto por Kellys Portillo.

Naciones Unidas señala que la violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones de los derechos humanos más extendida y generalizada del mundo. En El Salvador, la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA) registró hasta el 20 de noviembre 43 feminicidios, entre ellos, 2 suicidios feminicidas por inducción. 

Sara García, de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, afirmó que, actualmente, el único escenario de lucha que tienen las mujeres son las calles. Considera que las puertas del Gobierno se han cerrado al diálogo y a las propuestas de los colectivos feministas.

«Nosotras sabemos que [el movimiento feminista] es el movimiento que más transformaciones está generando en toda la región. Por tanto, tomarnos las calles en un régimen de excepción, en dictadura, cuando se piensa que todo está perdido, es resistir desde la esperanza que nos hace y nos moviliza. Creemos que es fundamental nuestras voces se escuchen y que, a pesar de todas las violencias machistas, seguimos aquí!. 


Al final de la marcha, una performance satírica criticó cómo El Salvador, sede de Miss Universo 2023, sigue violando los derechos de niñas y mujeres. Foto por Kellys Portillo.

La marcha del 25 de noviembre finalizó en el Monumento al Divino Salvador del Mundo con diferentes expresiones artísticas y llamados a poner fin a la violencia. Una de esas actividades fue un performance sobre el concurso de belleza Miss Universo, que se desarrolló en noviembre en El Salvador con la participación de 95 países del mundo. «En la sede de Miss Universo se obliga a las niñas a parir» fue una de las frases de las activistas que representaron como sátira a «Miss Régimen», «Miss Violencia», «Miss Memoria histórica», «Miss Impunidad». 

«Estado feminicida, punitivista y dictatorial, no habrá un día en que busquemos la libertad. Caerán sus armas, caerán sus tropas y su arsenal, caerán». Con esa frase concluyó el performance. 

Más historias

Descompases

Mi primera vez en el Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFLAC)

Lauri García Dueñas | 11/12/2023

Actualidad

“La impunidad es como una roca muy difícil de mover” – Sembrando Memoria Feminista – Ep. 2

25/11/2023

Actualidad

Semillas nicaragüenses: feminismos migrantes

23/11/2023

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá