Performance transgresor de Zorroridrag cuestiona normas de género

Mónica Campos | 07/06/2024

Home ActualidadPerformance transgresor de Zorroridrag cuestiona normas de género

Zorroridrag llegó al Museo Marte en enero de 2024 con su exposición y performance “Cuirpxs Trans-Anales”. Para las integrantes de esta colectiva sacar el arte drag de las fiestas y los bares y llevarlo al museo de arte más grande de El Salvador es un hito histórico para les artistas LGBTIQA+.

Las drag queens de Zorroridrag llegaron, de manera disruptiva, al Museo Marte. En las paredes del blanco salón, colgaron piezas amorfas hechas con látex y telas que simulaban fluidos corporales: sangre, orina y heces. Cuatro figuras humanas desnudas se presentaron al público. Una a otra comenzaron a vestirse con piezas de látex que dejaban ver sus brazos y piernas. En la cabeza, llevaron máscaras diseñadas con encaje blanco. Una vez vestidas, comenzaron su danza.  

La obra titulada «Cuirpxs-Trans-Anales» combinó la instalación de las piezas de látex con su uso durante un performance. La audiencia fue llevada a un viaje sórdido,  escandaloso y profundo, lleno de sonidos sugestivos, gestos provocadores y mucho contacto físico. El performance se presentó en vivo como parte de la exhibición «Subjetividades: estrategias identitarias», en enero de 2024. El acto fue grabado y, posteriormente, proyectado en una tela blanca, junto a la instalación del vestuario utilizado, compuesto por piezas de látex. 

El performance mostraba a cuatro figuras humanas andróginas que se movían en un vaivén sincronizado. Se abrazaban, se besaban y entrelazaban sus cuerpos de las formas más retorcidas posibles. Finalmente, caminaron juntas hacia la oscuridad. 

Para Midnight Delight, artista drag y coautore de la obra, «Cuirpxs Trans-Anales» aborda temáticas como el encuentro entre hermanas, la construcción de comunidad frente a la adversidad, la confrontación de la heteronormatividad y de la violencia. Durante el proceso creativo, la colectiva partió de la premisa de que «el género es algo construido por la sociedad, lo podemos romper, lo podemos moldear. El género es algo puramente social».

Gabri Galego, directora general de Zorroridrag, destacó que el concepto «transanal» implica que, independientemente de cualquier característica biológica asociada al género, todos los seres humanos comparten la anatomía del ano. Este aspecto común les une como especie, trascendiendo así a los condicionamientos sociales que pesan sobre los cuerpos de hombres, mujeres, personas trans y de género no binario.  


Integrantes de la colectiva Zorroridrag realizan el performance Cuirpxs Trans – Anales en Museo Marte. Foto cortesía Susan Walter. 

La artista afirmó que, al resaltar este factor común, están transmitiendo a la humanidad, mediante el arte, la importancia de la unidad para el progreso social. «Es un lenguaje que estamos utilizando para decir: somos la misma piel, somos la misma boca, somos los mismos ojos. Claro, desde diferentes ópticas y desde diferentes perspectivas. Porque también en la diferencia está la manera en la que podemos generar unión», explicó.  


De la fiesta al museo  


Prepararse para presentar esta obra implicó seis meses de intensos ensayos, donde se trabajaron meticulosamente movimientos y coreografías, de acuerdo con lo explicado por Luna, la directora de formación de Zorroridrag. Durante este proceso, el objetivo era alcanzar un patrón de movimiento que capturara la esencia de lo que deseaban transmitir: la experiencia de entrar en un trance y el asco que les suscita una sociedad que no reconoce ni respeta la diversidad de género. En El Salvador, las personas trans enfrentan discriminación y violación de sus derechos debido a la falta de reconocimiento legal de sus nombres. A pesar de los esfuerzos de la sociedad civil para promover una ley que abordara esta cuestión, el anteproyecto de una Ley de Identidad de Género fue rechazado por la bancada oficialista de Nuevas Ideas en la Asamblea Legislativa en mayo de 2021. La propuesta de ley había sido presentada por la Mesa Permanente para una Ley de Identidad de Género el 22 de marzo de 2018, pero pasaron más de tres años sin que se discutiera después de que el FMLN la introdujera como iniciativa de ley. 

Diez meses después de fuera descartada la propuesta de una ley de identidad, en febrero de 2022, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ya dominada por el oficialismo, ordenó a la Asamblea Legislativa regular la Ley de Nombre para incluir entre las causales de cambio de nombre la razón de identidad de género. Pasaron más de dos años y, a pesar de después, que la Asamblea Legislativa encargada de regular la ley finalizó su periodo, una nueva administración inició su periodo el 1 de mayo de 2024, siempre bajo el control del oficialismo, y con una mayoría absoluta de votos (54 curules) que le permitirían legislar a favor de los derechos de la población LGBTIQA+, el tema del derecho a la identidad sigue sin discutirse.  

Bukele y su gobierno han continuado en su cruzada contra la población LGBTIQA+. En una entrevista, durante su participación en la Conferencia de Acción Conservadora (CPAC), el 22 de febrero de 2024, el mandatario oficializó su postura antiderechos. «Nosotros no permitimos esas ideologías en las escuelas y en los colegios. Creo que es importante, además, que la currícula no lleve ideología de género y todas esas cosas», afirmó. En la práctica, el Gobierno de El Salvador ha prohibido el uso del acrónimo LGBTI+ en documentos y programas de los 16 ministerios. 

Amaral Arévalo, investigador y autor del libro «Dialogando con el silencio: disidencias sexuales y de género en la historia salvadoreña 1765-2020», sostiene que para apreciar la importancia de que artistas LGBTIQA+ lleguen a espacios como el Museo Marte, es fundamental considerar el arduo camino que han recorrido para alcanzar este logro.  

«Aquí estamos hablando que estos artistas parten desde los márgenes en todos los sentidos. Entonces que lleguen y realicen sus exposiciones en centros de cultura es una victoria que debe celebrarse, porque han sufrido mucho, han batallado y posiblemente mucho más que otros para llegar hasta ahí», aseguró el investigador. Además, señaló que los artistas de la diversidad sexual enfrentan discriminaciones de todo tipo dentro de la familia, los centros educativos y las universidades. 

Para Mariana Moisa, antropóloga y activista feminista de la Colectiva Las Incómodas, la propuesta de Zorroridrag en «Cuirpxs Trans-Anales» es transgresora en un país donde históricamente el arte ha tendido a ser más conservador. «Historizar esa existencia drag, esa existencia trans, me parece que es lo que le hace sentido a este planteamiento performático». Para la feminista es valioso que sea un colectivo drag quien ponga la discusión sobre la mesa. «Me parece importante que quienes hablen sean las personas mismas que viven esa experiencia que atraviesa sus cuerpos». 

La antropóloga feminista agregó que es necesario que los espacios culturales y museos no solo incluyan al arte LGBTIQA+ como un elemento a «exotizar» o como mero entretenimiento, sino que también se cuestionen si sus espacios realmente están siendo transgresores al promover la no discriminación y al apoyar políticas a favor de la diversidad sexual.  

Sobre este tema, Amaral Arévalo destacó la importancia de que el arte LGBTIQA+ llegue a otras poblaciones a través de espacios más accesibles. Sin embargo, celebró el logro de la colectiva Zorroridrag, afirmando: «Es una brecha que hay que celebrar en este momento que existen este tipo de propuestas que se pueden denominar también protestas contra estos regímenes de sexualidad binaria normativa que únicamente quieren encasillar a las personas para tener una única forma de sentir placer».  

El investigador concluyó diciendo que, tal como sugiere la propuesta artística de Zorroridrag, más allá de cualquier género, orientación sexual, identidad o expresión de género, todas las personas somos seres humanos y, como tal, merecemos respeto y dignidad.  

Gabri Galego, directora de Zorroridrag, afirmó que llegar a estas plataformas significa irrumpir en el sistema. Para elles, lo relevante no es solo estar ahí, sino aprovechar la institucionalidad de los museos para romper los «cubos blancos» del arte y la cultura en El Salvador, llevando mensajes que reivindiquen las demandas de las poblaciones de la diversidad sexual. Galego agregó que la obra, de carácter temporal, fue desmontada en febrero de 2024 del museo Marte y el video de registro será proyectado en organizaciones de la sociedad civil proderechos LGBTIQA+.  

Más historias

Actualidad

Gestar siendo hombre: violencia obstétrica hacia un hombre trans

Angélica Ramírez | 21/06/2024

Descompases

#MemoriaMusical Vol. 4 – Las más dañinas para las mujeres, la diversidad y futuras generaciones

Editorial | 01/06/2024

Actualidad

Asamblea Legislativa elimina Comisión de la Mujer y la Igualdad de Género y otras 11 comisiones permanentes

Mónica Campos | 02/05/2024

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá