Voto trans: Bianka Rodríguez es la primera mujer trans en votar con su identidad

Angélica Ramírez | 05/02/2024

Home ActualidadVoto trans: Bianka Rodríguez es la primera mujer trans en votar con su identidad

En las elecciones del 4 de febrero, Bianka Rodríguez votó por primera vez con una identidad validada. Aldo Peña, un hombre trans, votó a pesar de no figurar en el padrón electoral, ya que el Estado no ha querido reconocer su cambio de nombre por razones de identidad de género. Este acto destaca la falta de legislación que proteja el derecho a la identidad de la población trans en El Salvador en procesos institucionales como las votaciones.


Las elecciones del 4 de febrero son las primeras en las que Bianka Rodríguez vota con su nombre elegido. Rodríguez, directora ejecutiva de ILGALAC, es la primera mujer trans en El Salvador en lograr que se le reconozca el derecho al nombre en su Documento Único de Identidad (DUI).  

Por la tarde, se dirigió al centro de votación en la Escuela de Educación Parvularia «Alberto Masferrer», en Cuscatancingo. Allí, se encontró con representantes de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), que monitorearon a distancia para asegurar un proceso sin complicaciones. En el padrón electoral, su nombre coincidía con el DUI. 

«Esta es la primera vez que emito el sufragio con una identidad que me representa», resaltó Bianka. Señala que este logro supuso un desafío, reconociendo el privilegio de haber cambiado su nombre en contraste con otres compañeres trans que aún luchan por el reconocimiento de su identidad. 

«Para mí, como Bianka, es un momento trascendental en mi vida porque se comienza a eliminar esa violencia institucional permeada dentro de las instituciones públicas y que tanto nos afecta a nosotros en el goce y las libertades fundamentales de nuestros derechos humanos». Bianka espera que la Asamblea Legislativa cumpla con la sentencia de la Sala de lo Constitucional para reformar la ley del nombre.  


Bianka Rodríguez votó en la Escuela de Educación Parvularia «Alberto Masferrer», en Cuscatancingo, acompañada de personal de la PDDH.

Sin embargo, la Asamblea Legislativa, periodo 2021-2024, ha generado retrocesos importantes en material de derechos humanos y para la población LGBTIQA+. En mayo del 2021, la Comisión de la Mujer de la Asamblea Legislativa desechó 29 propuestas de ley, entre ellas el anteproyecto de Ley de identidad de género que organizaciones de la diversidad presentaron. Ese mismo año, las organizaciones actualizaron la propuesta y la volvieron a presentar a la Asamblea, pero no tuvieron respuesta de todos los partidos políticos. Para que esta propuesta de ley fuera aprobada se necesitaban 43 votos, mayoría simple. Nuevas Ideas, el partido oficialista, tiene 56 de las 84 diputaciones, mayoría cualificada.  

Aunque los derechos de la población LGBTIQA+, incluyendo el reconocimiento de la identidad, no son completamente reconocidos, Bianka subraya la relevancia de participar en los procesos partidarios y la importancia de no renunciar al derecho al voto. Destacó que no estamos lejos de ver mujeres trans ser electas en el país y enfatizó la importancia de postularse a estos cargos para asegurar la representación de este sector de la población. 

«No podemos seguir votando por personas que nos tienen en el olvido o nos tienen en la oscuridad de la democracia. Las personas LGBTIQA+ formamos parte de esta democracia, de la ciudadanía de este país y debemos ejercer el derecho al voto y que este sea libre de violencia y discriminación». 


La lucha por un nombre 


Aldo Peña sigue luchando para que se reconozca su derecho al nombre.

Aldo Peña, un hombre trans de 40 años, se presentó a votar el cuatro de febrero a pesar de no figurar en el padrón electoral. Su ausencia se debe a que el Estado no reconoce su cambio de nombre por motivos de identidad de género. El nombre que aparece en su Documento Único de Identidad (DUI) no refleja su identidad ni su expresión de género, y no coincide con el nombre con el que se presenta y es reconocido por los demás. Desde que cumplió 18 años, abandonó ese nombre y, si hubiera sido posible, habría comenzado a usar su verdadero nombre, Aldo, desde los 8 años. 

A las 9:05 de la mañana, Aldo se presentó en el Centro Escolar Juana López, Ciudad Delgado, para ejercer su voto. Le acompañaba discretamente una representante de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), asegurándose de que su derecho no fuera vulnerado. 

Estas elecciones no son las primeras para Aldo, y para él, llevar a cabo procesos oficiales y ser objeto de miradas extrañadas no es algo nuevo. No obstante, con cierto tono divertido, comenta que en las mesas receptoras de votos siempre hay sorpresa cuando se presenta, ya que su nombre no coincide con su apariencia. 

En esta ocasión, la persona encargada de recibir su documento no prestó atención y pronunció en voz alta su nombre anterior. Con amabilidad, Aldo le pidió que se refiriera a él por sus apellidos. 

«Venir a votar es como ir a pasar una consulta al Seguro Social: me genera cierto nerviosismo porque me preocupa qué tipo de persona me encontraré y si enfrentaré discriminación», compartió Aldo, tras señalar que, por lo general, las personas en las mesas receptoras de votos reciben capacitación para respetar la identidad de los votantes. «Pero en esta ocasión, ella parecía muy nerviosa; pude notar que se puso más inquieta que yo, a pesar de que venía con el temor de ser discriminado». 

En 2022, una jueza dictaminó que su nombre debía cambiarse en su documento de acuerdo con su identidad de género; no obstante, el personal de la alcaldía ignoró esta resolución. A pesar de la sistemática vulneración de su derecho a la identidad al negarse a reconocer su nombre, Aldo hace valer su derecho al sufragio en estas elecciones. 

«Yo ya soy legalmente Aldo Alexander Peña, yo soy legalmente Aldo. Lastimosamente no cumplieron la orden de la jueza, ella ordenó modificar mi partida de nacimiento, pero la orden no tuvo validez para el personal de la alcaldía que se negó a darme mis documentos», relata Aldo. Asegura que continuará luchando para que se cumpla ese cambio y para que a él, al igual que al resto de la población, se le garantice el derecho a su identidad. 



El Tribunal Supremo Electoral (TSE) establece en su instructivo para los integrantes de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) que las personas de la población LGBTIQA+ deben ejercer su derecho al voto en un entorno libre de discriminación. Subraya que a las personas trans no se les negará el derecho al voto si la fotografía del DUI no coincide con su apariencia física (expresión de género), explicando que es suficiente con verificar sus rasgos físicos y que su nombre, número y firma coincidan con los registros en el padrón electoral. 

Según el personal del TSE, quienes integran las JRV están preparadas para no obstaculizar el voto de ninguna persona por su apariencia y han llevado a cabo campañas para fomentar la participación de toda la población, incluyendo la LGBTIQA+. Durante una capacitación para periodistas organizada por el TSE, Alharaca indagó sobre la implementación de estas capacitaciones. Se informó que, desde la disolución de la Secretaría de Inclusión Social durante la primera reunión de consejo de ministros de Nayib Bukele, en junio de 2019, han enfrentado dificultades para establecer contacto con diversas organizaciones a fin de crear, validar e implementar protocolos y capacitaciones. No obstante, los esfuerzos persisten para garantizar que todas las personas puedan ejercer su voto sin discriminación. 

Más historias

Descompases

Why the Salvadoran Diaspora is Embracing a Dictator

05/03/2024

Actualidad

Santa Marta: la comunidad que le vota siempre al FMLN

Vilma Laínez | 14/02/2024

Actualidad

Bukele se autoproclama presidente entre acusaciones de fraude

Autores múltiples | 05/02/2024

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá