Sonia, el cuidado voluntario y la prevención inalcanzable

26/05/2024

Home EspecialesSonia, el cuidado voluntario y la prevención inalcanzable

Morena Martínez, la enfermera de Sonia, relata el difícil paso de su paciente por el sistema de salud tras ser diagnosticada con cáncer de cérvix. Una serie de documentos que Morena guarda como evidencia muestran las numerosas ocasiones en Sonia acudió a los hospitales sin recibir una respuesta adecuada, hasta su fallecimiento en febrero de 2023. En mayo de 2022, Morena vio a Sonia por primera vez, sentada en un predio del caserío. Era una mujer callada, dedicada a las labores del hogar no remuneradas y, a veces, acompañaba a su esposo en su trabajo de albañil. Ocho meses después del deceso de su paciente, en noviembre de 2023, Martínez asegura que la citología de mayo de 2022 fue la primera que Sonia se había realizado en nueve años.

Durante mucho tiempo, la detección de cáncer de cérvix ha sido un desafío para las mujeres en el caserío Vista Hermosa, en Chirilagua, debido a su ubicación remota y los limitados recursos económicos disponibles. Antes de convertirse en un municipio, alrededor del año 1770, Chirilagua era una hacienda. Fue hasta 1999 que obtuvo el título de ciudad, según el Plan Estratégico 2015-2019 realizado por la Alcaldía de Chirilagua. Con la reciente aprobación de la Ley Especial para la Reestructuración Territorial, que entró en vigor el 1 de mayo de 2024, Chirilagua es ahora un distrito.  Según el último censo realizado en El Salvador en 2007, Chirilagua contaba con 19 mil 984 habitantes, de los cuales 10 mil 469 eran mujeres y 9 mil 515 hombres. Estos mismos datos demográficos se reflejan en el mapa de pobreza de 2018 donde Chirilagua aparece como de alta pobreza.  

El documento del Plan Estratégico también clasificaba al entonces municipio como de pobreza extrema moderada, con una tasa de pobreza de 51,2, es decir, de cada 100 hogares, 51 vivían  en situación de pobreza. “Lo que indica que la inversión en el desarrollo debería ser para mejorar el acceso a la educación, la salud y vivienda, el acceso a servicios de esta población más vulnerable, entre otros”, consigna el documento.

Vista Hermosa es uno de los 64 caseríos que conforman al distrito de Chirilagua, caracterizado por  estar alejado de la urbanidad, a 11.2 kilómetros de la ciudad más cercana. Al problema de la movilidad se suman los indicios de una atención incompleta en la unidad de salud de Chirilagua, que es la urbe más próxima. Cuatro mujeres de Vista Hermosa consultadas para este reportaje aseguraron que, al acudir a realizarse la citología, no les entregaron los resultados en la unidad de salud. 


Casa de Sonia, ubicada en el remoto caserío Vista Hermosa, distrito de Chirilagua, municipio de San Miguel Centro, en el departamento de San Miguel. Foto por Kellys Portillo. 

El departamento de comunicación del Ministerio de Salud fue contactado el 20 de noviembre de 2023 y el 8 de enero de 2024, para conocer más sobre el caso de Sonia y sobre cómo funcionan las unidades de salud y hospitales con respecto a la prevención y atención del cáncer de cérvix. Sin embargo, al cierre de esta publicación, no se recibió ninguna respuesta. Para este reportaje, no se realizó una visita directa a la unidad de salud de Chirilagua.  

Un médico, que trabaja en el sector público y es integrante del Movimiento Salvador Allende, explicó que la cadena de custodia para proteger las muestras de citologías experimenta «graves deficiencias». Lamenta que, a pesar del esfuerzo por parte de las mujeres de las zonas rurales de sortear las barreras geográficas, culturales y educativas para practicarse la citología, con frecuencia los resultados de esta no son entregados.

En 2022, el año en que diagnosticaron a Sonia, un total de 1 mil 522 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de cérvix a nivel nacional, según datos obtenidos a través del portal de transparencia del Ministerio de Salud (Minsal). Ninguno de estos casos aparece registrado en Chirilagua. Ese mismo año, 145 mujeres murieron a causa de este cáncer. 

El cáncer de cérvix, como enfermedad originada por una Infección de Transmisión Sexual (ITS), es de declaración obligatoria. Según el artículo 135 del Código de Salud, los establecimientos de salud tanto públicos o privados, autónomos o semiautónomos, están obligados a notificar al ministerio cualquier caso de esta enfermedad. En el caso de Sonia, Karen Ramírez, gerente de PRO-VIDA, aseguró que la notificación no se realizó porque la paciente fue ingresada directamente al sistema público, específicamente al Hospital San Juan de Dios de San Miguel.

“De una vez pedimos la cita y le dieron entrada al sistema público. La referencia se la dio la colposcopista. No necesitaba que reportáramos porque ella ingresó en el sistema público”, mencionó. A pesar de que Sonia fue en persona, su caso no forma parte de las estadísticas del Minsal.

Los departamentos con tasas de diagnóstico más altas por cada 100 mil habitantes son Chalatenango y La Paz,con 67 y 64 casos por cada 100 mil habitantes, respectivamente en 2021. En los últimos siete años, San Miguel, de donde era Sonia, ha estado entre los cinco departamentos con menor detección de nuevos casos de cáncer de cérvix por cada 100 mil habitantes. En 2022, la tasa de detección en este departamento fue de solo 14 casos por cada 100 mil habitantes, la cifra más baja junto con el departamento de Usulután.  

Si bien el alto número de casos es alarmante, el médico del sistema público e integrante del Movimiento Salvador Allende aseguró que estos datos tienen una doble lectura. Por un lado, el hecho de que los diagnósticos se mantengan en cifras elevadas evidencia la falta de un plan de prevención integral que produzca resultados satisfactorios. 

Por otro lado, al analizar los datos segregados por municipio, resulta sorprendente la diferencia numérica entre ellos. “Yo vería con preocupación los lugares donde hay menos casos detectados”, agregó, ya que, sin una detección temprana, es menos probable que se active la ruta de atención para el cáncer, lo que aumenta el riesgo de mortalidad entre las mujeres afectadas. 


La respuesta de los hospitales


Sonia pasó sus últimos días con dolor, según relató su enfermera, Morena. La atención a personas con cáncer de cérvix y los cuidados paliativos, esenciales para sobrellevar la enfermedad sin dolor en una etapa terminal, son escasos para las salvadoreñas.

Una variable a considerar en la deficiencia del sistema es el presupuesto del Minsal para la prevención del cáncer, que de junio de 2022 a mayo de 2023 fue de 747 mil 546.67 dólares, provenientes de una donación del Banco Mundial. Según la memoria de labores 2022-2023 del Minsal, el presupuesto se dividió en $104 mil 778.26 para el periodo de junio a diciembre de 2022 y $642 mil 768.41 para enero a mayo de 2023.

El 2 de junio de 2022, seis días después de informar a Sonia sobre su diagnóstico de cáncer, Morena, la enfermera de PRO-VIDA, llegó a Vista Hermosa para llevarla a una cita con una doctora privada. Sonia había estado sufriendo hemorragias abundantes durante un año, llegando a llenar un balde con sangre. 

Debido a la hemorragia, ese día no fue posible hacerle la biopsia necesaria, según relató la enfermera. Por lo tanto, la doctora le dio una referencia para el Hospital San Juan de Dios de San Miguel. Sin embargo, no fue hasta el 7 de julio, un mes después de ser referida, que logró obtener una consulta médica. En ese momento, le realizaron la biopsia y la refirieron nuevamente al Hospital de la Mujer en San Salvador, donde debía esperar seis meses para la consulta. 

Sin embargo, un mes antes de la fecha programada, el 17 de diciembre de 2022, Sonia sufrió uno de los peores episodios de hemorragia. Su pareja la llevó de emergencia al Hospital San Juan de Dios, donde fue ingresada, le practicaron una transfusión de sangre y, al tercer día, la enviaron de regreso a casa. 

El 3 de enero de 2023, Morena acompañó a Sonia y a su pareja a San Salvador para la cita en el Hospital de la Mujer. Según relató la enfermera, debido a los largos tiempos de espera de las citas, la salud de Sonia se tornaba cada vez más delicada. 

Morena aseguró que ella y las mujeres del comité estaban a la espera de una respuesta por parte del Estado, buscando una atención adecuada para Sonia en ese momento tan delicado. En el hospital, el oncólogo se negó a reconocer los resultados de la biopsia realizada siete meses antes en el Hospital San Juan de Dios a Sonia. En su lugar, decidieron hacerle una nueva biopsia y le dieron una nueva fecha para otra consulta. 

Cinco días después, Morena recibió un video de la madre de Sonia. En las imágenes se veía un balde lleno de sangre y otro a la mitad. Con la ayuda del transporte de la ONG PRO-VIDA, la trasladaron desde Chirilagua a San Salvador. «¡Ahí sí la ingresaron!», exclamó la enfermera. 

Le practicaron una nueva biopsia y finalmente anotaron en el expediente: “cáncer de cérvix”, según relató Morena. Sonia solo estuvo tres días en el hospital antes de ser dada  de alta. Le programaron la próxima cita para el 1 de marzo. “Pero esa cita nunca llegó porque ella murió en febrero”, lamentó la enfermera.

“Los pacientes con cáncer siempre han estado relegados, postergados, invisibilizados”, expresó el oncólogo y quimioterapeuta Rodman López Arias, cuando fue consultado por casos como el de Sonia. López Arias tiene 35 años de experiencia en el área médica del cáncer. En 1989, fundó el primer consultorio externo de oncología del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y también el programa de residencia donde se forman los cirujanos oncólogos del ISSS. 

“El paciente con cáncer es de los pacientes más abandonados. De los pacientes cuya atención ha sido más postergada por lo caro que al final resulta un tratamiento”, agregó. Los tratamientos para etapas avanzadas del cáncer cervicouterino, entre los que menciona la cirugía radical, radioterapia, quimioterapia y anticuerpos no le fueron aplicados a Sonia, según su enfermera, Morena.

López Arias aseguró que, en comparación con el ISSS, el sistema público está en desventaja en cuanto a los tratamientos para pacientes con cáncer. Explicó que el ISSS está más avanzado en comparación: “El Seguro Social podría ser el centro para generar un programa Nacional del Cáncer en todo El Salvador, pero tenemos años de estar luchando por eso y ha sido difícil”, comentó el especialista. Además, aseguró haber presentado propuestas a las autoridades de salud para fortalecer la atención oncológica. 

El médico afirmó que él y otros colegas han hecho esfuerzos para llamar la atención de las autoridades. Aseguró que en 2022, presentó un programa para establecer un registro estadístico de cáncer, pero la propuesta no fue llevada a cabo. En El Salvador, no existe un programa estadístico de registro de casos de cáncer que cumpla con las normas de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer.

Morena aseguró que a Sonia, en los hospitales, tampoco le proporcionaron los cuidados paliativos necesarios para casos de cáncer avanzado: “Ya era una paciente que no tenía que estar en su casa, sino en el hospital. Ya no eran medicamentos solamente para el dolor, sino para el manejo del sangrado y nunca se le dio medicamento ni para el sangrado ni para controlar el dolor en casa”.

En la entrevista solicitada el 20 de noviembre al área de comunicación del Minsal, también se buscaba conocer su versión sobre la falta de respuesta de las citologías, la demora en la atención a pacientes con cáncer y la ausencia de cuidados paliativos, tal como lo relató Morena, la enfermera  de Sonia. Hasta el día de la publicación de este reportaje, no se obtuvo respuesta. 

El médico del Movimiento Salvador Allende explicó que la oferta de cuidados paliativos en el país es muy limitada y que, en la mayoría de los casos, solo se encuentra disponible en San Salvador.


La lucha no termina


La muerte de Sonia tuvo un impacto en las mujeres de Vista Hermosa, quienes afectadas por la pérdida, se sintieron aún más motivadas para prevenir futuros casos. Ahora, el lugar de Sonia en el comité de salud comunitario lo ocupan dos mujeres jóvenes que están interesadas en continuar con el trabajo de prevención. 

Ellas son Odilia Rivera y Kenny Rivera, de 20 y 25 años, respectivamente. Ambas completaron su educación hasta noveno grado y se dedican a labores del hogar y de cuidados no remunerados. Son dos jóvenes comprometidas que desean ayudar a su comunidad, concienciando a las mujeres sobre la importancia de realizarse exámenes relacionados con infecciones y enfermedades de transmisión sexual.

La creación del comité de salud de Vista Hermosa fue acompañada y respaldada por PRO-VIDA, que en 2022 realizó pruebas de detección de cáncer de cérvix a 1 mil 552 mujeres, según consta en su memoria de labores. Como parte de su labor en esta y otras comunidades, la organización sensibilizó y llevó a cabo talleres de salud sexual y reproductiva enfocados en el cáncer de mama y cérvix para 2 mil 650 personas. 


Integrantes del Comité de Salud de la comunidad Vista Hermosa. Foto por Kellys Portillo.

Después de recibir estas capacitaciones, las integrantes del comité han establecido un mecanismo de respuesta ante posibles casos. Utilizan un grupo de Whatsapp para coordinarse entre ellas y establecer enlaces con organizaciones de ayuda humanitaria. Además, se reúnen cada dos meses para capacitarse y llevar a cabo actividades  de divulgación con otras mujeres de la comunidad. De esta manera, buscan prevenir otra muerte por cáncer de cérvix.

Odilia vive con su pareja. Completó hasta noveno grado de secundaria, ya que sus padres no contaban con los recursos económicos necesarios para financiar sus estudios en un instituto. Esta es la realidad de la mayoría de las mujeres en Vista Hermosa, según las integrantes del comité de salud consultadas. Además, este panorama se confirma en otros documentos como el Análisis Situacional de Género de Chirilagua realizado en 2001 por la Oficina Técnica de Cooperación en El Salvador, (AECI) y las encuestas de hogares de propósitos múltiples.

Por eso, Odilia y Kenny enfatizan la importancia de que haya mujeres que se formen y enseñen a otras sobre la importancia de la prevención. «Quedé muy impactada cuando supimos del caso de la fallecida (Sonia). Por eso quise unirme al comité, para que ninguna otra mujer pase por eso», mencionó Odilia.

Kenny vive con sus padres y colabora en las labores del hogar, como cocinar y lavar la ropa de su papá. Estas responsabilidades las combina con su papel como integrante del comité de salud. Busca tiempo en su jornada para asistir a campañas internas de la comunidad, donde habla con otras mujeres sobre salud sexual, un tema difícil de abordar en un lugar tan remoto como este, donde existen muchos prejuicios en torno a la sexualidad. 


Muertes en el olvido


En un periodo de nueve años, desde 2014 a 2022, se registraron 1 mil 489 muertes debido al cáncer de cérvix en El Salvador, según datos del Minsal obtenidos a través del portal de transparencia. En 2022, el año más reciente al que se tuvo acceso, la cifra fue de 145 muertes por esta causa. Los datos revelan que, en 2022, falleció una paciente de entre 11 y 20 años, siendo la primera persona de ese rango de edad que muere en ese periodo.

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es prevenible. El Consejo Directivo de la OPS aprobó, en octubre de 2018, el Plan de Prevención y Control del Cáncer cérvico uterino 2018-2030. Una de las líneas estratégicas es la vacunación contra el VPH. El Comité Técnico Asesor en Inmunizaciones de la OPS recomendó a los países miembros en su reunión, en julio de 2017, en Panamá, «hacer esfuerzos para introducir la vacuna». Esto se fundamenta en el Instructivo para la vacunación contra el Virus del Papiloma Humano, del 15 de octubre de 2020, publicado por el Minsal en su portal de transparencia. 

El Salvador, como miembro de la OPS, debería aplicar la vacuna contra el VPH a niñas desde los 9 años hasta un día antes de cumplir los 10 años, tanto en las redes públicas y privadas. En el sistema privado, la aplicación de la vacuna contra VPH (Gardasil 9) tiene un costo de 310 dólares por dosis. El esquema de vacunación es de dos dosi, debiendo aplicarse la segunda en un intervalo mínimo de seis meses después de la primera dosis. 

Según las metas de la Organización Mundial de la Salud, establecidas en su Estrategia mundial para acelerar la eliminación del cáncer del cuello uterino, se propone que los países miembros vacunen al 90 % de las niñas antes de que cumplan 15 años. La decisión de El Salvador de brindar la vacuna solo a niñas de 9 años se fundamentaría en dos factores principales: en primer lugar, estudios iniciales de la vacuna del VPH indican que es más efectiva en personas que aún no han iniciado su vida sexual. En segundo lugar, la falta de suficiente presupuesto para cubrir a personas de todas las edades, como lo comentó el oncólogo  López Arias. 

“¿Qué sistema de salud va a soportar ese gasto? No hay capacidad. Esa es la respuesta”, explicó López Arias cuando se le preguntó sobre el hecho de que la vacuna solo se aplique a niñas de una edad específica. 

Los niños, como posibles portadores del virus también deberían recibir la vacuna. Sin embargo, debido a limitaciones de recursos, son considerados una “población objetivo secundaria”, según el Instructivo para la vacunación contra el VPH del año 2020. “Es conveniente también vacunar a los niños porque el Virus del Papiloma Humano es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente que existe, entonces pasa del hombre a la mujer y de la mujer al hombre y  es una contaminación eterna en cada relación sexual”, comentó López Arias. 

El 11 de abril de 2024, el Minsal publicó una imagen que muestra el esquema de vacunación para el año 2023, donde se incluyen a niños y niñas de 9 años como parte de las poblaciones a las que se debe aplicar la vacuna contra el VPH. Sin embargo, en los informes revisados para este reportaje, no se encontraron datos que indiquen que los niños estén siendo vacunados según este esquema. 

Además, López Arias aseguró que la elección de los 9 años como la edad indicada para la vacunación responde al alto índice de embarazos en niñas y adolescentes que hay en el país. Afirmó también que, a pesar de lo que establece el protocolo de vacunación, en la práctica la vacuna puede ser administrada, según el criterio de los profesionales  de salud, a menores de entre 9 y 14 años. El médico señaló que, en la actualidad, las normas para el uso de las vacunas han cambiado y la vacunación es beneficiosa incluso en mujeres mayores de 30 años. 

La protección contra el VPH es crucial debido a la tasa de inscripción de embarazos en niñas y adolescentes en El Salvador (la legislación salvadoreña establece que tener relaciones sexuales consentidas o no con personas menores de 15 años es considerado violación sexual). En 2022, 10 mil 352 niñas y adolescentes salvadoreñas inscribieron su embarazo en hospitales de la red pública, según el último Mapa de Embarazos en Niñas y Adolescentes del UNFPA 2022, publicado en el 2023.  Además, entre 2021 y 2022, se reportaron 7 mil 592 casos de violencia sexual contra niñas y adolescentes, según datos del Consejo Nacional de la Primera Infancia, Niñez y Adolescencia. 

Para este reportaje, se solicitó a través de la Ley de Información Pública detalles sobre la inversión en vacunas contra el VPH y cuántas dosis se administraron a menores en los últimos cinco años. Sin embargo, esta solicitud también fue rechazada argumentando que la información no se genera según los parámetros descritos en la petición de las periodistas.

Aunque no se pudo acceder a la información solicitada, mediante una búsqueda en el portal de transparencia del Minsal, se obtuvieron los datos señalados en la solicitud de información 2021-6008-44 con fecha del 27 de enero de 2021. De acuerdo con este documento, fue hasta el año 2020 que se inició la implementación a nivel nacional de vacunación contra el VPH. Hasta enero de 2021, se habían aplicado 15 mil 150 dosis a niñas de 9 años de edad en 854 centros del Ministerio de Salud. Además, se contemplaba una meta de población de 54 mil 740 niñas para recibir un total de 109 mil 480 dosis en el 2021, considerando que el esquema de vacunación incluye dos dosis por persona. Sin embargo, no se pudo acceder a algún documento que dé cuenta del cumplimiento de las metas planteadas para ese año. 

La investigadora y coordinadora del observatorio de derechos sexuales y reproductivos de Ormusa, Vilma Vaquerano, señaló que para evaluar la cobertura de la vacuna conta el VPH en El Salvador es necesario ir más allá de la meta establecida por el Minsal. “La meta debería ser vacunar al 100 % de niñas y niños en ese grupo de edad”, comentó, refiriéndose al grupo de edad de 9 años definido por el Minsal. Esto, para posteriormente escalar en niñas y niños de otras edades, comentó. 

Para este reportaje se comparó la cantidad de aplicaciones de vacunas contra el VPH con la cantidad poblacional de niñas entre 9 años, que es la meta gubernamental, y la cantidad de niñas de 9 a 14 años, que es el rango de edades sugeridos por la OMS para recibir la vacuna. Para este análisis, tomamos los datos de primera dosis de vacunación consignados en las memorias de labores del Minsal de los meses de junio a mayo de los periodos de 2020 a 2021, 2021 a 2022 y 2022 a 2023; y se contrastaron con los datos poblacionales obtenidos de las Encuestas de Hogares y Propósitos Múltiples correspondientes a los años de inicio de las memorias de labores. 

De 2020 a 2023, el Ministerio de Salud administró la primera dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano a 112,128 niñas de 9 años. Con esto alcanzaron aproximadamente a 1 de cada 10 niñas de 9 a 14 años, la población recomendada por la OMS. Para prevenir este tipo de cáncer, la OMS recomienda vacunar a 9 de cada 10 niñas antes de que cumplan 15 años contra el VPH. 

La OMS, basándose en datos oficiales proporcionados por el Minsal, indica que se ha alcanzado un cumplimiento del 66 % en la administración de la primera dosis de la vacunación. Sin embargo, al contrastar estos datos con la población objetivo y los registros de vacunación en las memorias de labores del Minsal, no se obtuvieron resultados similares.


El Salvador frente a la región 


Al comparar la situación de mortalidad y los nuevos casos de cáncer de cérvix entre El Salvador y las regiones de Latinoamérica y Centroamérica, el país supera a ambas en casos de muerte y diagnósticos por cada 100 mil habitantes, esto según datos del observatorio Cáncer Today, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Estos datos presentados para el  2022, se calculan en tasa estandarizada por edad. Esta  medida ajusta las edades entre los diferentes países y sus poblaciones permitiendo una comparación precisa que tenga en cuenta las características demográficas de cada región.  La tasa estandarizada por edad es fundamental, ya que los datos de tasa cruda pueden ser engañosos al compararse entre países con diferencias significativas en sus poblaciones.

De acuerdo con este análisis, la tasa de incidencia o casos nuevos por cada 100 mil habitantes de cáncer de cérvix en El Salvador es de 15.19 en comparación con el 15.13 de incidencia en Latinoamérica y el 14.34 en Centroamérica. 

En cuanto a la mortalidad, El Salvador presenta una tasa estandarizada por edad de 8.4 muertes por cada 100 mil habitantes, superando tanto a Latinoamérica, con una tasa de 7.7 muertes por cada 100 mil habitantes, como a Centroamérica, que registra una tasa de 7.2 muertes por cada 100 mil habitantes. 

Para calcular la incidencia y mortalidad por cáncer de cérvix en el año 2022, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer realizó una proyección. Utilizando datos recopilados entre 2009 y 2018, aplicaron modelos estadísticos para estimar la incidencia y mortalidad esperadas en  la población para el año 2022. Estos datos se encuentran disponibles en su página web. 

Para Vilma Vaquerano, coordinadora del observatorio de derechos sexuales y reproductivos de Ormusa, es importante que El Salvador se enfoque en la detección temprana de cáncer de cérvix en todas sus aristas, entre las que menciona: el acceso a la salud, la información a través educación integral de la sexualidad y el acceso médico oportuno.

“La OMS dice que al menos 90 % de la población en el mundo puede infectarse con una de las variantes del Virus del Papiloma Humano a lo largo de su vida.Tener desde temprana edad esa información puede llevar a que las personas vean con más naturalidad ir a consultar sobre cualquier sospecha”, explicó

La vacunación y las  pruebas de citología son fundamentales para prevenir más muertes por cáncer de cérvix. Tan solo en 2022, 37 mujeres en el rango de edad de Sonia, de 41 a 50 años, fallecieron en El Salvador debido a esta enfermedad. Lo distintivo de este caso es que está documentado y que contó con acompañamiento profesional gratuito.

Tras la muerte de Sonia, las mujeres de Vista Hermosa reorganizaron su enfoque. PRO-VIDA, la ONG para la que trabaja Morena, también ajustó  sus protocolos. Ya no buscan integrar a las mujeres al sistema público una vez que son diagnosticadas con cáncer; ahora prefieren buscar apoyo de médicos particulares que ofrecen servicios a bajo costo para acelerar el proceso de atención de la enfermedad y aumentar las posibilidades de éxito en el tratamiento. Buscan ganarle a la muerte. 


Morena Martínez, enfermera de PRO-VIDA, visita la tumba de Sonia Salgado, paciente de cáncer de cérvix a quien acompañó en su proceso y quien falleció en febrero de 2023. Foto Kellys Portillo.




Este trabajo se realizó como parte de la primera convocatoria «Datos Para Mirar Otras Narrativas», un llamado de @Datacritica para contar historias sobre temas de género y diversidad sexual con perspectiva interseccional. La convocatoria fue posible gracias al apoyo de Numun Fund.

Data Crítica es una organización de periodismo de datos con enfoque latinoamericano. Investigamos, generamos y compartimos conocimiento para potenciar narrativas críticas de las desigualdades, con análisis y visualización de datos. Nuestros ejes temáticos son el género, la justicia climática y las luchas de América.


Créditos


Edición: Patricia Curiel y Naomi Morato / Data Crítica | Metzi Rosales Martel / Alharaca

Análisis y visualización de datos: Gibran Mena/ Data Crítica | Odalis García, Andrea Burgos y Mónica Campos / Alharaca 

*El 18 de marzo, Alharaca publicó una versión de este reportaje que fue retirada de la web para verificar, actualizar y corregir la data presentada sobre citologías y aplicación de vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH). En esta segunda versión se ofrece información de la Organización Mundial de la Salud y del Observatorio Cáncer Today, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, y las declaraciones de fuentes que no fueron entrevistadas para la primera versión.

Más historias

Especiales

Mujeres rurales de Vista Hermosa enfrentan al cáncer de cérvix

27/05/2024

Especiales

Cáncer de cérvix: la historia de Sonia, una muerte que se pudo prevenir

26/05/2024

Actualidad

Sin acceso a salud y hormonas: la realidad de las personas trans El Salvador

Stanley Luna | 11/09/2022

Unite a nuestro esfuerzo.

Colaborá